El verano de Romina

Este verano va a ser para disfrutar al máximo, para seducir y dejarme seducir. No sé, todavía estoy indecisa entre varios destinos, te los voy a contar a ver si me puedes ayudar … La tentación de veranear en la playa, un clásico muy apetecible. Ya me lo estoy imaginando vivir los días disfrutando del sol, del mar, de las playas, de la gastromía y de toda la belleza de la naturaleza, esperando que llegue la noche y con ella la fiesta, la diversión y, porqué no, la aventura del amor. Lo primero es preparar la maleta. Básicamente vamos a pasar todo el día al sol, así que aquí van unos consejos sobre las tendencias actuales de la moda de trajes de baño. Este año lo que destaca en los bikinis es el diseño de sus formas, asimétricos, strapless, corte … Hay infinidad de modelos entre los que elegir, para estar siempre estupenda según la ocasión y nuestro estado de ánimo, seductora, sofisticada, juguetona o sencilla y natural. También destacan los colores, son tantos y tan variados que podríamos decir que este verano es ha dado luz verde a color … Impresionantes estampados florales de colores, topos, colores fluorescentes o estampados tipo pañuelo, marcan la moda este año. Muchos bikinis y trajes de baño adornados con aplicaciones de flores y adornos. Los diseñadores no se limitan a los materiales tradicionales y el mar. Este año también vamos a ver trajes de baño en efecto denim o crochet. Para completar nuestro look playero, necesitamos los complementos y la ropa que combinen a la perfección con nuestro bikini o bañador. Los vestidos hogados y con vuelo, con estampados de flores son ideales. Los complementos que nos faltan son bolsos grandes, sandalias de tacón alto y joyería o bisutería en colores brillantes, grandes collares, brazaletes y pañuelos o flores para llevar en la cabeza. Este año nada de esto es una exageración, así que ya sabeis chicas, a disfrutar! El verano es también la mejor estación para el amor, para vivir un apasionado romance estival. Y es las vacaciones son sinónimo de despreocupación y de encuentros amorosos. Sólo el hecho de romper con la monotonía del día a día, interrumpir nuestras costumbres y concentrarnos en no hacer nada, nos hace más fácil reencontrar el gusto por el amor, y es que como todos sabemos, la abertura amorosa y sexual pasa por el descanso. Cada día la vida moderna no deja de ponernos bajo tensión. Que se trate de atascos o de ritmo de trabajo, el exceso de estrés se revela un obstáculo para alcanzar el nirvana. ¡Sin contar que queda poco sitio a tal horario para los juegos amorosos! Durante el año, mis días tan están ocupados que tengo la impresión de ser presa de un torbellino. Y para que funcione, la seducción no tiene de ser encerrada en un espacio, confinado entre multitud de actividades. En cambio, durante las vacaciones, disponemos del tiempo para soñar con el otro, pasear y relajarnos. Estos instantes preciosos nos permiten recrearnos en lo imaginario y lo erótico. En la playa, en la ciudad o en el campo, las vacaciones son la ocasión de reencontrar el gusto del romancea y de los pequeños placeres, como desayunar en la cama, por ejemplo … En compañía, por supuesto!! Durante el año, las preocupaciones, y el cansancio son los peores enemigos del deseo y la sensualidad, lo que hace que nuestra sexualidad se resienta. ¡El verano y las vacaciones soleadas se revelan como el momento ideal para despertar nuestra líbido un poco dormida! La aventura erótica es a la vez hormonal y mecánica, así que te aconsejo que, al igual que yo, saques provecho de tus vacaciones para encontrar tiempo para caricias y juegos y redescubrir las pequeñas bagatelas eróticas. En verano las noches son más dulces ¿no crees?. Por el día a la sombra fresca o sobre la tierna hierba, el cuerpo, liberado de los trajes y las rutinas del día a día, puede entregarse sin coacciones a los juegos de “Eros”. Eso sí, todos sabemos que los amores de vacaciones son, a menudo, efímeros.